Sigue toda nuestra actualidad en:

Noticias

El Golf, un juego de niños

Pese a que pueda parecer lo contrario por su complejidad técnica y normativa, el golf también puede ser cosa de niños.

Muchos de los niños que se inician en este deporte, aún no tienen fuerza para sujetar con firmeza el palo, pero algo les atrapa. Esa ilusión, bien encauzada, puede convertirse en una pasión que les acompañe el resto de sus vidas.

El primer objetivo es que se diviertan, por eso introducimos elementos que les ayuden a relacionar el golf con una actividad recreativa, como porterías, conos, aros….

Es importante que, hasta que sean mayores, lo vean como un pasatiempo.

Uno de los mayores beneficios del golf es que los niños aprendan una serie de valores como son: el esfuerzo diario, la disciplina y el respeto al resto de jugadores, se trata de un deporte que cuenta con unas reglas de etiqueta, basadas en cómo comportarse, de las que carecen otras actividades deportivas.

También cabe subrayar la mejora de los niños en cuanto a capacidad de razonamiento y coordinación de movimientos, así como constancia y capacidad de sacrificio.

Cualquier edad es buena para comenzar a jugar, pero se considera los 5-6 años el momento idóneo para iniciarse en el golf.

Por todas las ventajas físicas y educacionales mencionadas, hacen de este deporte algo más que recomendable.